Paulo Sérgio en Portimonense: un cambio radical, atrevido y… ¿exitoso?

Compartir publicación

Analizamos el excelente momento de Portimonense, con Paulo Sérgio a la cabeza, en el fútbol de Portugal. (Imágenes principales: Portimonense Futebol SAD).

La llegada de Paulo Sérgio a Portimonense, allá por el mes de febrero, justo un mes antes del parón por la pandemia de la Covid-19, tuvo partidarios y detractores al 50 %. Ahora mismo, aún con el equipo en puestos de descenso a la Liga Pro, abundan más los primeros que los segundos.

Y es que Paulo Sérgio Bento de Brito, técnico portugués de 52 años nacido en Estremoz, le ha cambiado la cara por completo a Portimonense en solo nueve partidos, aportando ilusión a la afición algarvia de permanecer una temporada más en la Liga NOS.

Antes de su llegada, Portimonense tuvo dos entrenadores: António Folha y Bruno Lopes. El primero fue entrenador de los de Portimão desde la temporada 18/19 hasta la jornada 17 de esta temporada cuando, tras caer derrotado por un contundente 3-0 en casa de Desportivo Aves, colista por entonces y ya descendido matemáticamente, presentó su dimisión. Con una vuelta completada, António Folha solo sumó 14 puntos en 17 encuentros.

Portimonense Futebol SAD

La directiva Portimonense le dio el mando del banquillo a Bruno Lopes, hasta entonces entrenador del equipo sub23, quien tampoco consiguió levantar el vuelo del equipo después de sufrir tres derrotas en tres partidos.

Por ello, y ante la necesidad de buscar en el banquillo a alguien con las cualidades necesarias para lidiar con una situación a vida o muerte, la directiva algarvia acudió en busca de Paulo Sérgio. A sus 52 años, el técnico de Estremoz era pleno conocedor de los entresijos del fútbol portugués tras haber pasado por Olhanense, Santa Clara, Beira Mar, Paços de Ferreira, Vitória de Guimarães, Sporting de Portugal y Académica de Coimbra.

¿Qué ha cambiado en Portimonense desde su llegada?

  • Los resultados y la dinámica del equipo. Antes de su llegada, Portimonense era un equipo que en cuanto recibía un golpe, por muy leve que fuera, se iba a la lona. Solo sumó dos victorias en 20 partidos, y no fueron pocos los encuentros en los que perdió algún punto en los instantes finales.
  • El sistema de juego. Con António Folha, el equipo jugaba con un 1-5-2-3, algo muy criticado desde primera hora por la afición, pues no era efectivo en ninguna de las áreas. La llegada provisional de Bruno Lopes provocó un cambio de sistema (1-4-3-3), pero no se pudieron apreciar importantes variantes en los tres únicos partidos que estuvo en el banquillo de Portimão. En cambio, Paulo Sérgio ha hecho de su 1-4-2-3-1 un sistema idóneo para las características de la plantilla blanquinegra, dotándole de más consistencia defensiva y más velocidad y creatividad ofensiva.
  • Oportunidades para jugadores del equipo sub23 en un momento tan exigente. Al técnico portugués no le ha temblado la mano para darle oportunidades a jugadores jóvenes. Es el caso de Fali Candé, lateral izquierdo perteneciente al equipo sub23 que, desde el descanso del partido ante Benfica, se ha hecho dueño del lateral izquierdo en sustitución de Henrique, titular habitual. Además, el delantero Beto participa como delantero suplente ante las constantes lesiones de Jackson Martínez y la falta de confianza en el iraní Ali.
  • Adaptar a jugadores en nuevas posiciones. Es el caso de Júnior Tavares, Déner o Ricardo Vaz Té. Júnior Tavares llegó como lateral izquierdo, pero una grave lesión ha impedido que juegue la mayor parte de la temporada. A su llegada, Paulo Sérgio lo ha utilizado en el doble pivote (y con un gran rendimiento, además de un golazo frente a Benfica) junto a Déner, quien era más habitual en la posición de ‘8’ y ahora hace de ‘6’ junto a Tavares. Es tal el rendimiento de esta pareja de jugadores que Pedro Sá, uno de los jugadores con más partidos en los últimos años, ha quedado relegado al banquillo. En ataque, Ricardo Vaz Té, extremo derecho, viene jugando de ‘falso 9’ ante la baja de Jackson Martínez.
  • Un equipo que defiende y ataca mejor. Desde su llegada, Portimonense suma diez goles a favor y diez en contra en nueve encuentros. Quizá no sean datos espectaculares, pero hay que tener en cuenta que estamos hablando de un equipo que, hasta la contratación de Paulo Sérgio, había anotado solo once goles en 20 partidos.

El sistema de Paulo Sérgio

Paulo Sérgio ha utilizado principalmente un 1-4-2-3-1 en sus partidos como técnico de Portimonense. Desde la vuelta a la competición tras el parón por la pandemia de la Covid-19, el técnico portugués ha encontrado un bloque titular muy fiable, estando invicto tras tres victorias y dos empates en cinco encuentros.

Ocho de los 11 futbolistas del once titular son fijos: Gonda en portería, Hackman en el lateral diestro, Wyllian Rocha en el centro de la defensa, Déner y Tavares en el doble pivote, Lucas Fernandes en la mediapunta y Tabata y Aylton en ataque. El once es completado con Vaz Té, Lucas Possignolo o Jadson y Fali Candé.

Actualmente, Portimonense es un equipo que no se divide en dos partes como le ocurría antes. Todo es más compacto, más unitario tanto en defensa como en ataque. El buen juego de pies de Gonda ayuda en la salida de balón junto a los centrales, tanto Lucas y Jadson para el pase corto como Wyllian Rocha para lanzar en largo. En cuanto a los laterales, Hackman es quien lleva habitualmente el peso ofensivo del equipo desde atrás, apoyándose en un Bruno Tabata que habitúa a meterse hacia dentro cuando recibe el balón.

El descubrimiento de Júnior Tavares y Déner en el doble pivote ha reforzado más al equipo en la transición ataque-defensa, uno de los mayores problemas de inicios de temporada. Esto deja el peso ofensivo del centro del campo en Lucas Fernandes, jugador vital en el esquema algarvio. En ataque, la línea de tres formada por Tabata, Aylton y Vaz Té aporta muchísima velocidad si tiene que jugar al contragolpe y buena capacidad de regate si tiene que abrir defensas cerradas. 

A pesar de ser un equipo que está en puestos de descenso, Paulo Sérgio no se corta en mandar a su equipo a la presión a campo rival en lugar de esperar en campo propio, a sabiendas de que no es una gran plantilla para defender en bloque bajo salvo en centros laterales.

Estos tres hombres de ataque, más la ayuda de un jugador del centro del campo, le permite realizar una presión alta para robar el balón en campo rival, siendo a veces presión de hombre a hombre, como se pudo comprobar en el partido ante Famalicão incluso yendo por delante en el marcador.

Paulo Sérgio ha devuelto la ilusión a un Portimonense que, antes del parón, parecía condenado a volver a la Liga Pro tres temporadas después de haber conseguido el ansiado ascenso.

Ahora, al menos, ha ganado vidas extra y está cada vez más cerca de salir del descenso, aunque deberá seguir la progresión ascendente para disfrutar un año más en la máxima categoría del fútbol portugués.

Víctor Sierra

Periodista. Máster en Periodista Deportivo. Título Nivel II de Entrenador de Fútbol por la Real Federación Española de Fútbol.

Un comentario en “Paulo Sérgio en Portimonense: un cambio radical, atrevido y… ¿exitoso?

  • el julio 2, 2020 a las 12:35 pm
    Permalink

    Los primeros 20 minutos contra el Famalicao son tremendamente buenos, la presión alta y luego el despliegue de la gente de banda tras el robo. La verdad que se les ve bien trabajaos, un buen partido ante un rival que es muy duro.
    Por cierto gran articulo y contenido muy interesante, gracias.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *